Mi par con historia: Air Max 97 OG Silver

Por: Jon Molina

Era 1997, en esos años vivía muy cerca de la que en su momento fué para mì, y para muchos, nuestra tienda de tenis: El Famoso Tianguis de la Colonia San Felipe de Jesús “La Sanfe”, para los que somos nativos de esa zona también conocida como “la inmune a los operativos” y “la Tres veces heróica” (no me pregunten por qué, hay mil historias de eso).

jon7
El tianguis de la Sanfe

 

LOS DE LOS TENIS 4 - 1130 X 175 px

Como cada domingo, salía muy temprano de casa y paseaba entre sus largos pasillos, me iba por “El Establo”, “El gato negro” y “Villa de Ayala”, las cuales son zonas famosas de La Sanfe, y miraba la infinidad de pares de tenis que quisiera haber tenido conmigo, pero en esos días uno dependía de qué tan cercano estaba tu cumpleaños, cuántos dieces sacabas en la escuela o cuánto faltaba para la Navidad, para poder tener alguno de todos esos pares que querías. Muchos no me creerán y otros recordarán conmigo que en esos días podías toparte con una cantidad de modelos que hoy es prácticamente imposible; lo mismo te topabas con varios Jordan, como un Dunk, con unos All Star o un Stan Smith a precio de regalo; y sí, por donde quiera veías Airmax a un precio que, con lo que hoy pagamos por nuestro Airmax 1 Flyknit, nos hubiéramos comprado seis o siete pares.

Entre todos esos puestos estaba el de “los Morsa”; toda una institución y tradición en el tianguis. Además de que eran mis vecinos, tenía la suerte de que conocían a mi familia y los consideraban amigos.

Yo tendría trece años y recuerdo cómo me quedaba viendo cada par que sacaban de esas maletas llenas de maravillosos anhelos/modelos, y fue cuando pasó eso por el cual hoy les escribo… Fue uno de esos domingos cuando por primera vez en mi vida conocí el que para mí es el par más significativo: el Airmax 97. Esa hermosa silueta gris con plata que brillaba a la menor provocación, con el swoosh rojo al centro, que sólo acentuaba lo genial que era para mí, esa suela totalmente transparente e inexplicable, ¿cómo era posible que hubiera aire guardado en ella?, con la que yo imaginaba pisar una nube y flotar en ella; si puedo resumirlo fue “amor a primera vista”.

jon1
Air Max 97 OG Silver

Recuerdo que siempre me gustaron los tenis, rogaba porque fuera martes y jueves para poder llevar tenis a la escuela, sabía que si algo me llenaba más que un balón, una bici o algo de ropa, era un par de tenis; los cuidaba muchísimo, pero ese día entendí que era algo más, pregunté el precio (mentiría si escribiera una cantidad), pero sé que era inalcanzable para un niño de trece años pero no para uno que había encontrado su pasión. Le pedí al “morsa mayor” que me los apartara y ahí comenzó lo que sé que para muchos es este juego de los tenis: ese esfuerzo por tener algo en los pies que nos haga sentir felices, trabajar más horas, dejar de comer en el lugar que nos gusta, sacrificar las salidas con los amigos, etc. En ese entonces yo vendí cartón, hielo en barra, ayudaba a desarmar puestos, hice de todo, y cuando tuve todo el dinero… no me pude comprar ese par, ya se había vendido. No le creyeron a ese niño y su promesa de comprarlo, me dolió, me puse triste, porque además no era como hoy que puedes ir a Instagram y ver ese par mil veces, en ese entonces yo sabía que difícilmente lo volvería a ver.

jon3

Pero todo esfuerzo siempre trae su recompensa (así siempre lo he creído). Una semana después, un miércoles bien recuerdo (era día de cine 2×1) me gritaron a la puerta y era “ el Morsa” con ese hermoso par, por el que trabajé e hice de todo para tenerlo; esa felicidad, esa satisfacción que no se olvida, esa sensación de sentir que estás completo no se me olvida, en ese entonces los usaba diario y aún recuerdo el sonido del aire saliendo de la cápsula, hasta que un día no los volví a ver (mi mamá los tiró).

jon2

Hoy con una sonrisa puedo contarles que hace algunos días tuve la fortuna de volver a sentir lo mismo que hace 17 años, con el gran detalle de un gran amigo (Román) el cual me ayudó a conseguirlo y además compartirles que hoy vuelvo a tener en mis pies mis Airmax 97, que esta vez llegaron a mí con menor esfuerzo físico pero con el mismo sacrificio para obtenerlos. Pocos entienden, pero gracias a esfuerzos como el de mis amigos #losdelostenis que nos permiten leer y a algunos escribir, cada día somos más los que comprendemos la búsqueda y el sacrificio para obtener un par nuevo; son nuestros viajes, nuestras memorias, nuestra felicidad.

jon4

Porque si no es hoy ¿cuándo?, me repito eso cada que voy en busca de un nuevo par. Espero tengan mucha suerte y todos encuentren su Airmax 97 o su recuerdo y los haga igual de felices que a mí.

Un fuerte abrazo de su amigo @jon_molina.

Mau, Román, Bretón #losdelostenis gracias infinitas, que su pasión nos siga tocando.

jon5

jon6

Agradecemos a nuestro gran amigo Jon Molina por compartir esta increíble historia con nosotros. No olviden utilizar los HT #LosDeLosTenis y #LDLT para estar conectados.

LOS DE LOS TENIS - 1130 X 175 px

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s